Bloody Mary (Parte IV)

En el artículo anterior…

“De ideología protestante, y siempre aconsejado por el arzobispo Thomas Cranmer, el rey Eduardo VI instauró una versión moderada del protestantismo, que sería reconocido posteriormente como anglicanismo. Sin embargo, su legado fue breve; murió en 1553, con 15 años, de una enfermedad pulmonar.”

Edward_VI

Por fin, había llegado el momento con el que Mary tanto había soñado: convertirse en reina de Inglaterra, por lo que tanto había luchado su madre años atrás. El Tercer Acto de Sucesión de Enrique VIII le abría oficialmente las puertas al reinado. Pero tampoco esto fue fácil para la princesa, ya que tuvo lugar una conjura para subir al trono a otra mujer, una prima lejana de María Tudor, Lady Jane Grey, también conocida como Juana I de InglaterraEn su lecho de muerte, Eduardo VI nombró heredera a la Corona a Lady Jane Grey, seguramente influenciado por el Duque de Northumberland (John Guilford), y contraviniendo así los deseos expresos de su padre Enrique recogidos en el Tercer Acto de Sucesión de 1543. Lady Grey poseía una cultivada educación de corte humanista y creencias protestantes.

Pero su historia es mucho más trágica que la de Mary, ya que tan sólo llegó a reinar durante nueve días. Fue condenada, junto con su marido Lord Guilford Dudley, por alta traición y ejecutada en la Torre de Londres en febrero de 1554. Y, por ello, se la conoce también como la Reina de los Nueve Días (The Nine Day’s Queen).

Ejecución de Lady Jane Grey, Paul Delaroche 1834, National Gallery de Londres

Mary fue coronada reina a los 37 años de edad en la Abadía de Westminster el 19 de julio de 1553 y pasó a ser entonces María I de Inglaterra.

Medalla de Oro de Mary Tudor

Mary contaba ahora con el apoyo del Consejo real, del emperador Carlos V, del pueblo de Inglaterra, además del favor de Roma. Mas carecía del de aquellos de fuertes convicciones protestantes ya que sabían que su actual reina sería implacable en la imposición del catolicismo. Y así lo fue, lo que le valió el nombre de María la Sanguinaria. En efecto, Mary llevó al límite su fervor religioso y ordenó quemar en la hoguera (castigo propio de la época a los considerados herejes) a cuantos se negaran a practicar diligentemente el catolicismo. Según atendamos a unas fuentes u otras, se cuentan cerca de trescientos muertos por causas religiosas. Todo ello devino en un agitado reinado, lleno de conflictos y revueltas.

El emperador Carlos, en su afán expansionista y consagrado celador del catolicismo, no dudó en asegurar una alianza entre su prima María Tudor y su hijo Felipe (futuro Felipe II de España), por aquel entonces viudo de su primera esposa María Manuela de Portugal. Cabe recordar que Carlos y María habían estado prometidos cuando esta era aún una niña y fue Carlos quien rompió el compromiso en 1525.

Felipe II de España (1551), Tiziano

Así pues, una radiante María y un prudente Felipe celebraron una suntuosa boda el 25 de julio de 1554 en la Catedral de Winchester. El rey de armas pronunció sus títulos al finalizar la misa:

“Felipe y María, por la gracia de Dios, Rey y Reina de Inglaterra, Francia, Nápoles, Jerusalén e Irlanda; Defensores de la Fe; Príncipes de España y Sicilia; Archiduques de Austria; Duques de Milán, Borgoña y Brabante; Duques de Habsburgo, Flandes y el Tirol.”

Escudo de Armas de María y Felipe


           “La verdad es hija del tiempo”

Con esta unión, Inglaterra había pasado a ocupar un puesto entre las primeras potencias europeas. Sin embargo, el pueblo y parte de la nobleza inglesa no eran partidarios de una unión con un príncipe español o extranjero, teniendo en cuenta que Mary se sentía más identificada con sus orígenes españoles que con los ingleses. A ojos de muchos, esto suponía un gran peligro para su nación. Aun así, según palabras de Felipe a su hermana, fue recibido en Londres “con amor y júbilo”.

mary1allegory

Lo cierto es que Felipe no se sentía atraído por Mary ya que esta carecía de cualquier tipo de sensualidad, ni en lo físico y en su proceder, si bien la trataba con mucho respeto y cariño. La Reina, sin embargo, estaba plenamente enamorada del Rey. Cuando Felipe tuvo que dejar Inglaterra, requerido por su padre en Flandes, Mary sufrió gran dolor durante los dos años que este estuvo ausente.

Lamentablemente poseía una salud delicada y era propensa a la melancolía. Para su desgracia, no consiguió concebir ningún hijo a lo largo de su matrimonio y padeció dos embarazos psicológicos, ocasionados en gran medida por desajustes hormonales.

       María I de Inglaterra y Felipe II de España  Felipe_of_Spain_and_MariaTudor

María I de Inglaterra murió lejos de Felipe el 17 de noviembre de 1558 en el Palacio de St. James de Londres a los 42 años de edad. En su último testamento, dado que carecía de descendencia, Mary reafirmó a Isabel Tudor como sucesora al trono. Su hermanastra se convirtió en Isabel I de Inglaterra (1558-1603) y en la última gobernante de la Dinastía Tudor, al morir también ella sin descendencia.

María e Isabel Tudor están enterradas juntas en la Abadía de Westminster. La inscripción traducida del latín reza así: Compañeras en el trono y en la tumba, aquí descansan, Isabel y María, hermanas, en la esperanza de la resurrección”.

Firma de la Reina María Tudor

FIN

Principales fuentes:

10 pensamientos en “Bloody Mary (Parte IV)

  1. Antes de dejarte este comentario, he repasado los tres capítulos anteriores sobre Bloody Mary.
    Así como la vida de Enrique VIII es muy conocida, para mi la de la Reina Mary es menos por su corto y conflictivo reinado.
    Enhorabuena Escritorio Zero y mil gracias por relatarnos esta intersante historia!!!

    Me gusta

    • La verdad es que sí, de hecho creo que la gente conoce mejor la leyenda sobre Bloody Mary en el espejo y el cóctel, que su propia vida… 😉
      Me complace participar en la divulgación de la gran historia de una princesa, que pasó a ser hija ilegítima y finalmente se convirtió en reina, rodeada de grandes personalidades de la época.
      Gracias por comentar G.H.

      Me gusta

    • En verdad, la historia no es todo lo completa y detallada que me gustaría pero tampoco puedo abusar de vuestro interés y de vuestro tiempo.
      Se agradece recibir comentarios halagadores como este pues, en efecto, me lo “curro” mucho!!!
      See you soon LG+

      Me gusta

  2. La pobre Bloody Mary tuvo una vida azarosa para lograr el trono, por suerte su reinado fue un poco más tranquilo 😉

    Gran historia!!

    Me gusta

    • A partir del momento en que su padre se divorció de su madre, fue una niña y una mujer desgraciada. Nada en la vida le salió a pedir de boca y de ahí que se volviese tan despiadada y extremista en sus creencias. Era una mujer fuerte y valiente; ella estaba convencida de que su verdadera misión en la vida era reimplantar el catolicismo en Inglaterra y no cejó en su lucha hasta que falleció.

      Y la que de niña había sido su adorada hermana Isabel, se convirtió después en una enemiga al subir al trono, ya que se negaba a practicar el catolicismo. Isabel, al igual que su madre, Ana Bolena, era protestante.

      Me gusta

  3. Apena contemplar el final de la apasionante saga. Hemos devorado este pequeño trozo de historia con los ojos muy abiertos y el afán de aprender y entretenernos. Aprovechando la gran cantidad de datos agradecería una manera más novelesca de narrarlos ya que contamos con la magnífica pluma de un autor que sabe manejarla. Una vez más este blog ha sido el refugio espiritual de un agradecido público. Enhorabuena.

    Me gusta

    • Pues si realmente he conseguido que aprendáis algo y os hayáis entretenido, me doy por satisfecho.
      Agradezco mucho tus recomendaciones respecto a la forma de presentar las historias, y en la medida de lo posible, lo haré.

      En lo que concierne a la vida de María Tudor y tras mi estancia en Londres, pude comprobar que los ingleses se han encargado desde hace siglos de hundir la reputación de Mary y glorificar a Isabel.

      La escritora y doctora en historia que ya he mencionado, Anna Whitelock, pretende con su libro “María Tudor: La primera reina de Inglaterra”, dar luz a su vida de una forma más objetiva y mitigar el daño tan grave que los protestantes causaron a su reputación llamándola “horrible monstruo diabólico” y “católica tirana”, algo que los niños han estudiado en el colegio desde pequeños.

      En palabras del Sunday Express (que me he permitido traducir) acerca de dicho libro: “Se trata del fiel retrato de una reina cuyas virtudes han sido en gran parte subestimadas”.

      À bientôt!

      Me gusta

  4. Gracias al comentario que le has hecho a Nicolas, también he aprendido, que aparte de no haber sido una persona feliz, tampoco el recuerdo que se guarda de ella es bueno.
    Qué triste!!!!

    Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s