La sala de espera

Allí iban llegando todos, una mañana cualquiera de febrero en Little Venice. Las dos menos diez; raro en mí que llegara con suficiente antelación. La sala vacía, ¡qué maravilla! Hacía un día precioso, de esos que alegran el alma, con una brisa muy fría que refrescaba mi mente y un sol que me devolvía a la vida. El cielo estaba completamente despejado, desvelando un azul límpido y calmante.

Tras empujar la pesada puerta, me dirigí hacia la sala y me senté en mi sillón favorito, frente a la puerta, junto a la ventana. Una butaca de cuero desgastado, color tostado. Inmediatamente tuve que quitarme el abrigo, la bufanda también.

Y la gente empezó a llegar. Algunos, pocos, muy educados y con cierta vergüenza, saludaban al entrar.

Ese día no me apetecía estar con nadie. Quería estar solo, dentro de mi felicidad. La mera presencia de extraños me incomodaba. No quería cruzar la mirada con nadie, tenía miedo de que leyeran en mis ojos; así que decidí mirar hacia el suelo. Estaba nervioso, un tanto incómodo. Todos eran desconocidos para mí aunque ya reconocía algunas caras. Seguramente ellos también la mía.

A menos tres ya no quedaban sitios libres. Todos sabíamos por qué estábamos allí. Sin embargo, no conocíamos el porqué ni la gravedad del estado de cada uno, pero claro estaba que todos teníamos algún problema, quizás secretos inconfesables, dificultades para lidiar con la soledad, fobias, miedos, complejos e incluso patologías. Por desgracia, este último era mi caso.

Y yo me preguntaba… ¿qué pasa con los que no vienen aquí? ¿Acaso ellos son más inteligentes, emocionalmente más fuertes, más sabios, más equilibrados? Y, ¿por qué yo no? ¿O tal vez son más orgullosos para reconocer sus debilidades? ¿Acaso ellos no sufren? Allá cada uno con su soberbia, con su ignorancia, con su conformismo, me dije.

Era un día muy especial para mí, ya llegaba la hora. Era el día en que iba a decirle a mi psiquiatra que ya no quería suicidarme, que me había enamorado y que jamás volvería a intentar quitarme la vida. Siempre y cuando ella no se fuese de mi lado.

Fitzroy Chevalier

Little Venice

8 pensamientos en “La sala de espera

  1. Un relato directo como una bala! Presentación, nudo, desenlace, en un reducido espacio por el cual vamos avanzando e imaginando todo el contexto que rodea la historia mientras el ritmo nos hace pasar de la inicial alegría ante un hermoso día, la curiosidad y finalmente el final que nos deja un poso de tristeza por la dependencia y la futilidad de una vida. Es el inicio de un futuro libro? El tiempo nos lo dirá.

    Me gusta

  2. ¡¡¡Sensacional relato!!!
    Parece imposible que tan pocas palabras encierren tanta intriga y sin embargo, ahí está. Me has tenido con el corazón en un puño, espero que pronto nos regales otro relato breve.
    Enhorabuena, Fitzroy.

    Me gusta

    • ¡Gracias Cova! La verdad es que eso era lo que pretendía, así que me alegro mucho de haberlo conseguido en mayor o menor medida.
      Y el final, no sé si estarás de acuerdo, no es triste, es absolutamente incierto. Como lo es el desenlace de cualquiera de nuestras vidas…

      Me gusta

  3. Impresionante Escritorio Zero!!! Qué relato tan bueno!!! Por favor, no dejes de escribir, entretenernos y enseñarnos con todo lo que publicas!!!
    Te animo a que pienses en una novela. De verdad!!!
    Enhorabuena!!!

    Me gusta

    • Se nota que lo has disfrutado G.H., ¡qué bien! 🙂
      Agradezco mucho la motivación que me transmitís para seguir escribiendo.
      Yo soy más bien de pocas palabras e intensas y pensar en una novela me cuesta un poco pero no diré nunca que no puedo hacer algo. Así que, posibilidades, hay.
      Besos y abrazos

      Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s