Las brumas del destino

Rodión Romanovich Raskólnikov se preguntaba qué cualidades le faltaban para poder erigirse en un hombre prominente. Comprendía que la capacidad, la pericia y la inteligencia eran armas de las cuales servirse en el manejo de almas y voluntades, mas se encontraba carente de un factor indispensable para poder llevar a cabo sus sueños de grandeza, a los cuales, sin duda, estaba predestinado.

Ese factor era el sustento económico a través del cual desarrollase sus potencias, un cómodo asidero que permitiese a la mente dedicar el tiempo y los esfuerzos necesarios para llevar a cabo la magna tarea.

En un maquiavélico giro en la magnífica prosa de Dostoievsky, Rodión pelea contra sí mismo, contra sus valores y lo más profundo de su ser para poder alcanzar su fin último, su propósito. Las preguntas, el deseo, los remordimientos dan paso a una filosofía de la angustia vital más pródiga que cuantos debates sobre la misma se hayan suscitado. Al final, la redención por el amor (algo que nos recuerda al mito fáustico), que a base de sufrimiento y dolor ha sido forjado, encuentra paz y armonía en el marasmo sentimental de la conmiseración humana.

Tal vez el destino de Raskólnikov hubiese sido diferente sin esa pulsión que le compelía a significarse del resto, pero el mundo hubiese perdido a uno de los personajes literarios por excelencia.

¿Qué lleva al hombre a querer distinguirse del resto? Para Popper era, nada más y nada menos, el motor de la evolución humana. Separarse del río gris de la conformidad y procurar abrazar el candente fuego en los peligros de lo ignoto es la mayor de las aventuras.

En la oscuridad de la noche, cuando acuden a nuestra mente los más íntimos pensamientos, ¿qué camino claman por recorrer? ¿Iremos al cobijo de la sombra o saldremos al resplandeciente sol?

Asturias

CRIMEN Y CASTIGO

Nicolás Bárcena

5 pensamientos en “Las brumas del destino

  1. Excelente artículo Nicolás, es una brillante reflexión con la que no puedo más que estar de acuerdo.

    Y enhorabuena Fitzroy, ¡me encanta la sorpresa de las colaboraciones!¡Espero con impaciencia nuevos invitados y que Nicolás repita!

    Me gusta

    • Muy buen artículo, sin duda, de Nicolás. No esperabais menos, ¿verdad?
      Os resultará más ilustrativo tras la lectura de “Crimen y castigo” de Dostoievski. Yo lo he leído recientemente y no tiene desperdicio, así que os animo a ello.

      Rodión R. Raskólnicov es un personaje sin parangón: inteligente, perturbado, solitario, impulsivo, destructivo, soberbio y muy complejo, aunque también generoso y protector de los suyos.

      Espero que Nicolás repita próximamente y que se animen a colaborar más pensadores y escritores que aún viven escondidos. 😉

      ¡Muchas gracias Cova!

      Me gusta

      • Muy agradecido Cova. Resulta un privilegio poder narrar algo desde esta excelente tribuna y con tan notable anfitrión. Aquí estaré siempre que me solicite y podréis sufrir algún que otro de mis textos. Por lo demás, animo a Fitzroy en esta ardua tarea, tan extensa como bella, de dar cabida en este espacio a tantas y tan variadas expresiones artísticas.

        Me gusta

  2. Leí “Crimen y castigo” hace mucho tiempo y ha sido un placer reencontrarme con este personaje tan singular en un blog que nunca deja de sorprenderme.
    Enhorabuena a Nicolás, que espero siga colaborando y a Fitzroy por hacerlo posible!!!

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por tus amables palabras G.H. Me hace muy feliz haber propiciado el reencuentro con Raskólnikov en este excelente Blog.

      Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s