La “primera guerra mundial”

La “primera guerra mundial”: 1739-1748

Dos océanos, cuatro continentes y la mayor flota de invasión creada hasta entonces. Al inicio de la denominada Guerra del Asiento o de la “Oreja de Jenkins”, España tuvo que defender ante Inglaterra el control de sus colonias americanas.

Aunque las dos potencias llevaban casi dos siglos enfrentándose por el dominio del Caribe, esta fue la primera guerra de gran magnitud destinada a apoderarse de todas las posesiones españolas en América y liquidar el Imperio español.

El Plan

Meses antes del inicio de la guerra, Inglaterra había diseñado una estrategia cuyo objetivo era atacar los dominios españoles en el Caribe -llave del dominio de América-, empleando un movimiento de pinza. Un contingente naval británico, bajo el mando del almirante Vernon, atacaría Portobelo, Cartagena de Indias y La Habana. La pinza quedaría cerrada con el despliegue de la escuadra del comodoro Anson en un movimiento envolvente lanzado a través del océano Pacífico, tras cruzar el estrecho de Magallanes. Esta escuadra llegaría hasta Filipinas apresando el galeón de Manila.

Inglaterra poseía entonces una marina de guerra con capacidad para alistar unos 150 navíos de línea mientras que la Armada española sólo tenía capacidad para alistar 60. Esta ventaja estratégica debía ser explotada por Inglaterra. El plan inglés pasaba por apoderarse del istmo de Panamá, tratando de cortar la unidad territorial de los virreinatos españoles. Después la escuadra inglesa desplazaría sus tropas por el territorio del Perú apoderándose de sus riquezas.

Los objetivos principales de la campaña eran los tres principales puertos del virreinato de Nueva Granada, desde donde partía la Flota de Indias cargada con las riquezas del Perú. Estos puertos eran La Guaira, Portobelo y Cartagena de Indias. Después de la toma de estos puertos, las fuerzas inglesas destruirían la escuadra española en el Caribe y, con el dominio de la zona, atacarían y conquistarían Cuba, la que era considerada “la perla de las Antillas”.

El inicio de la operaciones

El 4 de agosto de 1739, casi tres meses antes de que Inglaterra declarase la guerra a España oficialmente, el almirante Vernon parte de Inglaterra con una escuadra de 9 navíos siguiendo el plan establecido anteriormente. La idea era tener fuerzas navales ya desplegadas en el Caribe cuando se declarase la guerra.

Los ataques se inician en septiembre contra La Habana, sin resultados favorables a los ingleses, al estar fuertemente defendida y en octubre contra La Guaira con el mismo resultado. Sin embargo en noviembre atacan y se apoderan de Portobelo. El plan inglés empieza a dar sus frutos y el siguiente objetivo, Cartagena de Indias, es atacada en marzo y mayo de 1740 siendo rechazados los ingleses.

Tras estos dos ataques, desde España se observa que la clave de la guerra reside en Cartagena de Indias. Se reune en Cádiz una escuadra con 12 navíos y 2.200 hombres para reforzar las plazas del Caribe. Los ingleses envian su flota del Mediterráneo con 20 navíos con el objetivo de interceptar a los españoles, destruir su escuadra y después tomar las islas Canarias, cortando así las comunicaciones atlánticas. Los planes ingleses no dan resultado y la flota española llega a Cartagena de Indias en octubre de 1740.

Blas de Lezo

El punto de inflexión de la guerra es el tercer ataque a Cartagena de Indias entre marzo y mayo de 1741. Los ingleses concentraron la mayor flota de desembarco jamás reunida hasta entonces: 186 barcos y 23.600 hombres. Frente a ellos los españoles oponían 2.700 soldados y 6 barcos dirigidos por el teniente general de la Armada D. Blas de Lezo. Gracias a su liderazgo la plaza se mantuvo y los ingleses fueron derrotados.

Blas_de_LezoEl resultado final fue la mayor derrota naval de su historia hasta entonces y sufrir más de 8.000 muertos y 7.500 heridos así como la pérdida de 50 barcos. Además, el almirante Vernon había comunicado su éxito a Inglaterra el 17 de abril, cuando sus tropas estaban a las puertas de la ciudad y los británicos acuñaron unas medallas haciendo alusión a su victoria. Las citadas medallas tuvieron que ser retiradas tras haber hecho un soberano ridículo.

Los ingleses nunca volvieron a atacar las posesiones españolas en América con tanta intensidad y su plan original de poner fin a la América española fracasó.

Alejandro García

6 pensamientos en “La “primera guerra mundial”

  1. Poco a poco la figura de Blas de Lezo aparece reconocida. Siempre olvidado en los fantasmas de la historia por el pesar de la negra leyenda que nos corroe y que hemos asumido como propia.

    Enhorabuena por el artículo

    Me gusta

  2. Me alegra mucho que hayáis hecho este artículo sobre Blas de Lezo pues el otro día me hablaron también de este Gran Marino y como tú, sabía muy poquito de él.
    Muchas gracias por tan buena información!!!

    Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s