Contra Fortuna

   Yo dispongo del espíritu, vosotros me entregáis los libros; yo aporto la ilusión y la fantasía, y algunos la alimentáis aventurando maravillas. Habría de quemarlos, los libros, mas los leo y me instruyo. Tantos se escriben… Aprendo que todo es probable e incierto. Aquí y allá dicen que valentía y sacrificio extremo se reencuentran al final del sendero con verdad y alegría. Y cuando así sucede, opino yo, el universo pasa la última página de una obra completa, perfecta. Por fin suma una gran hazaña que malavez atestigua.

¿Qué hacer con esta sabiduría? ¿Dónde volcar esta humilde maestría? Se amontona, se pudre… Os escribo, me ignoráis, os escribo en poesía. Comienzo por el principio, los primeros pasos, los errores no aprendidos. Y entonces los evito. Os lloro a mares los sueños de este huérfano infante que vivió cada día temiendo no descubrir el misterio, el misterio de la vida.

Mas una cosa os digo: no prosigo el camino. Si no respondéis, no escribo. Si no me amáis, os maldigo. Si mi ingenio se hiela a causa de vuestra desidia, habréis de enfrentaros, en mi lecho de muerte, a Fortuna y su furia.

Fitzroy Chevalier

7 pensamientos en “Contra Fortuna

  1. Precioso escrito Fitzroy!!! Siempre me sorprendes gratamente cada vez que publicas un nuevo artículo!!!
    ¡Qué suerte el tener esa facilidad para expresar lo que sientes en cualquier forma literaria!
    Enhorabuena de nuevo y no nos hagas esperar mucho para otro artículo tan bonito y tan bueno.

    Me gusta

    • Muchas gracias G.H., me alegra saber que te ha gustado tanto. Siento el retraso en la contestación pero últimamente tengo más trabajo.

      ¡Espero poder publicar otro artículo mañana!

      Gracias por leerme con tan buenos ojos. 🙂

      Me gusta

  2. Me pasa un poco como a G.H., me falta la habilidad de expresar cuánto me ha sorprendido tu relato. Sólo puedo decir que me ha parecido excepcional, profundo, tan elaborado… Bravo!

    Me gusta

    • A mí también me ha sorprendido gratamente que el escrito os haya transmitido tanto. Esa es siempre la intención del escritor, aunque no siempre se consigue.

      Por eso, procuro aprovechar los días en que la sensibilidad aflora y las puertas del mundo interior se abren de par en par.

      Muchas gracias Cova G.G.

      Me gusta

  3. He aquí la expresión artística en toda su extensión. El artista que nace y vive para expresar su trabajo, para hacerse oír, para llegar al mundo. Pero son estados contradictorios. La creación y composición discurren por senderos muy íntimos y personales del autor y la capacidad de compresión del público resulta, en ocasiones, una complicada tarea. No es necesario enumerar la lista de genios que han sido reconocidos mucho tiempo después de haber pasado a la otra orilla.

    Caminar el sendero de la palabra escrita debe ser en pro de uno mismo, una necesidad que impulsa a quien recoge la pluma y anhela significarse y tomar partido. Desde un rincón en el mundo alguien intenta hacerse oír y convertir nuestro mundo en un lugar más bello, más interesante, y transformar su vida y la nuestra en un digno recorrido.

    Siendo una tarea titánica no debemos olvidar a Horacio cuando nos decía “Aequam memento rebus in arduis servare mentem”

    Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s