Un sueño en blanco y negro

El sueño se colaba certero entre sus más nobles pensamientos. Una idea deshonesta y absurda. Soñaba en ocasiones con ello, con llevar a la práctica su más puro deseo.

Se colaba en sus noches, a cada momento en que su mente se encontraba en un cierto desasosiego. Soñaba con besar sus labios sinceros, hacer el amor con el corazón pleno, con dulzura, con deseo… Deseo de reencontrarse con su boca, con sus dedos. Soñaba con acariciar su pelo, con dormir sobre su ansioso pecho. Añoraba desnudar su aniñado cuerpo y en su etéreo recuerdo, perfecto. El sueño apenas duraba unos segundos y pronto de su mente al exilio partía.

Recordaba el fulgor de sus ojos, inocentes e intensos, de ardientes reflejos. Deseaba poseer sus más íntimos pensamientos, apoderarse de todos y cada uno de ellos, jugar a ser su dueño. Ser el rey de sus sueños, moldearlos y rehacerlos. Deseaba yacer a su lado durante unos momentos, momentos que tras aquella penosa noche no se repitieron.

Su deseo… el mayor de sus miedos. El sueño envejecía y crecía pudoroso el misterio. Aún lo sentía, pero ya no se podía. Aquel tiempo ya no existía, desaparecía. Pasaban los meses, los años, los cielos. Pasaban las nubes y tantos recuerdos. El deseo no se evadía, le poseía, le exigía. En su fuero interno, se moría por revivir aquel tiempo, aunque fuera solo por un momento.

Fitzroy Chevalier

10 pensamientos en “Un sueño en blanco y negro

  1. Un intenso relato. La brevedad del mismo es tan fugaz como el pensamiento que en él se dibuja. El ritmo del texto oscila en una prosa que tiene mucho de poesía, componiendo paisajes de latente sensualidad, misterio y esa dulce melancolía llena de sensibilidad que nos suele regalar nuestro querido Fitzroy. El pero siempre viene de la sensación del lector de necesitar una continuación, un contexto en el que situar tan interesante personaje y adentrarnos en la profundidad y complejidad de su mundo. “I can resist everything but temptation” (O. Wilde)

    Me gusta

    • ¡Con qué maestría interpretas los relatos Nicolai! Te felicito.

      Entiendo tu crítica pero considero que las pinceladas que doy en los escritos son suficientes para suscitar en el lector recuerdos, sueños, ilusiones, dudas, fantasías, etc. Prefiero que cada uno de vosotros lo interpretéis a vuestro gusto, os identifiquéis con los personajes o contrastéis vuestra personalidad con la de ellos. Tampoco puedo ocultar mi tendencia natural a reflejar en pocas líneas muchos pensamientos. Tendencia, que, como sabes, trato de “corregir” aventurándome a escribir un relato de más de dos páginas. 🙂 Veremos el resultado…

      Para mí, lo importante al escribir es describir pensamientos, dibujarlos como tú bien dices, transmitir emociones tal vez en conflicto, atendiendo siempre a la belleza de las palabras, a su intensidad y también a una cierta ambigüedad. Lo que vosotros imaginéis o sintáis escapa mi campo de actuación y creo que así ha de ser. Soy feliz sabiendo que habéis disfrutado leyéndolo, que habéis pensado, que habéis sentido y que habéis tenido el detalle de hacérmelo saber.

      Gracias

      Me gusta

    • Eso es indudable, pero como tampoco conocemos otro estilo de vida… Yo, en la medida de lo posible, procuro hacer que cada momento del día tenga un sentido y crear emociones positivas. Es muy difícil, lo reconozco, pero lo intento. Si nuestros pensamientos se centran en vivir con dignidad y en producir emociones positivas podremos sacarle más jugo a la vida, malinterpretada, en ocasiones, como un mero cúmulo de días, meses y años de mera existencia. ¡Hay que tomar consciencia de ella y honrarla con nuestros pensamientos y actos!

      Muchas gracias por tu comentario Alex. 🙂

      Me gusta

  2. Me declaro fan incondicional de Fitzroy, capaz de hacer poesía de la prosa, y prosa de la poesía, de capturar tantas esencias y ofrecerlas de una manera tan … dejemoslo en personal. Me ha emocionado, me ha llevado a mis más felices y a mis más desdichados momentos, y sobre todo, a intentar VIVIR y no desvivir, en definitiva, a AMAR, para que nuestros momentos sean en el futuro alimento de nuestros sueños. No me resisto a comentar que el final de este sueño/relato inconcluso me ha hecho pensar en el nonagenario protagonista de “Memorias de mis putas tristes” de Gabo, que buscaba en una adolescente la juventud y sensaciones pérdidas, como si del olor de un perfume se tratase, pudiendose capturar.
    De nuevo, Fitzroy, mi más sincera enhorabuena por tu técnica escribiendo y, sobre todo, por tu sensibilidad.

    Me gusta

    • Un comentario precioso Albert, te lo agradezco mucho. Espero poder regalaros más textos como este, que os transmitan muchos sentimientos y que os hagan disfrutar de su lectura como yo disfruto escribiéndolos y releyéndolos. Creo que has captado a la perfección la esencia del escrito y que has dejado que tu mente se sumerja en esos recuerdos, anhelos, fantasías, obsesiones, incluso miedos, que forman parte de nosotros pero que, expresadas en voz alta pierden, en numerosas ocasiones, su propia razón de ser.

      Thanks again! Besos y abrazos

      Me gusta

    • ¡Mil gracias Carmen! Es un placer que el escrito haya provocado en todos vosotros un efecto similar. De vuestros comentarios deduzco que habéis sentido varias emociones y eso me hace muy feliz. ¡Objetivo conseguido!

      Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s