Egocentrismo

Érase una vez… Yo.

Estatua del Palacio Hampton Court

Fitzroy Chevalier

4 pensamientos en “Egocentrismo

  1. Si hubiera en mí algo de ingenio, algo de verdad y algo de sabiduría, quiera el destino que lo pueda emplear en animar el sentir del lector y favorecer como merece la honrada labor de este espacio, de este blog. Si de las torpes letras que pudiera juntar lograse hacer entender a quien por estos lares transita, que es necesario proteger, cuidar, alimentar y alentar el arte y la belleza como si de un frondoso jardín se tratase, mi dicha sería completa.
    Ha vuelto Escritorio Zero, y es nuestro deber acompañarle en su camino de descubrimiento, para poder llenar nuestros días de sensibilidad y pasión. Para poder encontrar un rincón en el cual habita lo más valorable de la humanidad y lo más sensible de su legado.
    Sirvan estas breves palabras para manifestar la alegría de quien disfruta del renacimiento del noble arte de la escritura con todo embellecimiento y adorno, como un vergel interminable que nos conmueve como a Stendhal en la Basílica de la Santa Croce florentina.

    Me gusta

    • Y qué puedo añadir yo al respecto, más que agradecer con el corazón tan nobles palabras que en muchas ocasiones considero excesivamente grandes.

      Espero que sigáis disfrutando de mis humildes y ambiciosos escritos por mucho tiempo. Y, por mi parte, espero tener el valor y la disciplina de escribir con más frecuencia.

      Un abrazo

      Me gusta

Siempre hay algo que decir... ¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s